jueves, 16 de julio de 2009

Diferencias

Fiona Fox, directora del Science Media Centre en el Reino Unido y responsable de armar el contenido de la reciente Sexta Conferencia Mundial de Periodismo Científico, quiere dejar bien clara la diferencia entre comunicación de ciencia y periodismo de ciencia.

En un mensaje tan rotundo como su personalidad hiperactiva, Fiona describe los dos puntos de vista. El primero, externado por Jeff Nesbitt, de la Fundación Nacional de Ciencias, es que un periodista de ciencia sigue siéndolo aunque trabaje para una agencia del gobierno; de hecho, dijo Nesbitt, no son éstos tiempos para andarse con minucias y las líneas divisorias se están borrando.

Fiona dice que durante la conferencia otros le dijeron algo parecido. Quesque los funcionarios de prensa ya no lo son tanto porque también ayudan a crear contenido; quesque los reporteros de ciencia que han perdido su empleo y se dedican a bloguear siguen siendo periodistas de ciencia. "Pero que las líneas se estén borrando no significa que esas líneas ya no existan", sostiene Fiona, para quien la esencia del periodismo de ciencia es otra: "es un proceso con un juego común de estándares que incluye selección, investigación, contar la verdad, independencia, edición, precisión, equilibrio, escrutinio, objetividad y más", escribe.

¿Son periodistas ciudadanos quienes, por azar, han estado frente a sucesos históricos y los han captado para el mundo? ¡Pamplinas! Son, dice Fiona, "miembros del público atrapados en una historia noticiosa como siempre lo han sido los miembros del público". Que sus videos y fotos hayan cambiado el periodismo no los convierte a ellos en periodistas.

Lo mismo pasa, agrega, con los ex periodistas de ciencia a los que contrató Nesbitt una vez que los despidieron de CNN: "pueden ser escritores de ciencia, comunicadores de ciencia o funcionarios de relaciones públicas de ciencia, pero no son periodistas", dije Fiona tajante (aunque se apresura a dejar en claro que no está diciendo, para nada, que el periodismo de ciencia sea superior a la comunicación de ciencia: ambos son necesarios y tienen su nicho).

Tampoco niega la posibilidad de que a fin de cuentas el periodismo de ciencia desaparezca o sea absorbido por la comunicación de ciencia o por las simples relaciones públicas (algo a lo que llama, con humor directo, el lado oscuro). Todo eso es posible, pero ella defiende defender al periodismo de ciencia au naturel.

¿Qué piensas tú, amiga lectora, amigo lector? Es precisa y defendible la postura de Fiona Fox? ¿O es un lujo que se pueden dar los periodistas anglosajones? ¿Es válida su postura para el periodismo de ciencia que practicamos en América Latina o en México? Es un tema que vale la pena discutir. Vale.

Fuente: There's life in the old dog yet: in defence of journalism.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada